Restructuración de deuda

Este debe ser tu último recurso para pagar tus deudas: debes de estar en un punto donde ya no puedes cumplir con los pagos mensuales a la institución financiera a la que le debes, de hecho debes estar en un punto en que esto te traerá problemas legales con el acreedor.

Básicamente con la restructuración de la deuda, la institución financiera estará analizando tu situación y te ofrecerá un esquema de pago que te beneficie, esto incluye incrementar los plazos de pago y ajustar la tasa de interés. Recuerda que este es un nuevo compromiso y que debes demostrar al acreedor que tienes toda la intención de pagar.

Evita a toda costa aceptar una “quita”, que se refiere a que el acreedor disminuya tu deuda. A decir verdad, es muy atractivo porque al final puede que pagues únicamente el 30 o 40% de tu deuda… pero estarás con una mala nota en el buró de crédito durante 6 años, esto quiere decir que no serás sujeto de crédito durante dicho tiempo para ninguna institución financiera seria.

Recuerda que la mejor forma para pagar una deuda es incrementando tu ingreso: consigue un mejor o un segundo trabajo pero asegúrate de que puedas pagar tus compromisos. Y la mejor manera de no llegar a una restructuración es clara: ¡usa tus créditos sabiamente!

 

Contacto

Formulario de contacto


Relaciones Públicas: 

01 (55) 46 244 538 ext. 630
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. 

Circuito de Natación Máster

Síguenos en la RED

Google+ 
Facebook
Twitter
RSS-Feed